ENTREVISTA: ALBERTO VILLASANA

Hola a todos, e vuelto solo para esta ocacion especial para hacer unos post muy importantes, ya que a empezado desde ayer (20/01/2009) la trama final de las profecias.

El siguiente dato me lo enviaron por mail, para hacerlo cadena debido a su importancia.

IMPORTANTISIMO!! ENTREVISTA A ALBERTO VILLASANA - LOS SIONISTAS, LA GUERRA CONTRA IRAN Y LA CRISIS FINANCIERA!! LA GUERRA DE GOG Y MAGOG!!‏

EL NUEVO ORDEN MUNDIAL YA ESTA AQUI - URGENTE.. RE ENVIA ESTE CORREO A TODO MUNDO,  NOS QUIEREN FREGAR!!!

INDIGO MEDIA (REPORTE INDIGO) ES EL UNICO MEDIO QUE ESTA HACIENDO LA DENUNCIA DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL
TE INVITO A QUE INVITES A MAS PERSONAS A VER SU SITIO!!

http://www.reportebrainmedia.com/

AQUI ESTA SU PAGINA EN YOUTUBE

http://www.youtube.com/user/indigomedia



UNO DE ESOS EXCELENTES REPORTAJES, SE LO HACEN AL ANALISTA INTERNACIONAL..  JOSE ALBERTO VILLASANA!!

EL FIN DE LOS TIEMPOS, LA 3RA GUERRA MUNDIAL Y EL ANTICRISTO (OBAMA)

"Y el.. prometera nuevos cambios y reflexiones al mundo entero!! todo mundo pensara que es el elegido y cuando las crisis destruyan los valores humanos!! vendra el!!  y engañara a la humanidad con sus promesas de cambio!!  y sera el momento de actuar y destruira a aquellos que lo siguieron firmemente."

ESTOS SON LOS VIDEOS DE ALBERTO VILLASANA.. VEANLOS ANTES DE QUE LOS QUITEN!!

JOSE ALBERTO VILLASANA TIENE 11 LIBROS:   SI LES INTERESAN SE PUEDEN CONSEGUIR EN:


La Nueva Librería Parroquial de Clavería
La Nueva Librería Parroquial de Clavería, S.A. de C.V.

Domicilio
Floresta 79
Col. Clavería
CP 02080, Azcapotzalco, Distrito Federal
Tels. (55) 5386 0443
Fax 5399 1243

ventasparroquial@hotmail.com


P.1/3 El fin de los tiempos - Esperanza o Temor



P.2/3 El fin de los tiempos - Esperanza o Temor



P.3/3 El fin de los tiempos - Esperanza o temor




VIDEO 1
QUE PASA EN LA FRANJA DE GAZA?


VIDEO 2
ESTAS GUERRAS SON CULPA DE LAS RELIGIONES?


VIDEO 3
HABRA CAMBIOS CON OBAMA?


VIDEO 4
LA GUERRA QUE VIENE Y LAS PROFECIAS


VIDEO 5
EL COLAPSO FINANCIERO MUNDIAL


VIDEO 6
MEXICO NO SE HA PREPARADO



UN PEQUEÑO ARTICULO DE JOSE ALBERTO VILLASANA POR SI NO TE GUSTA VER YOUTUBE

Israel y los últimos tiempos. Dios rompe su silencio con la Guerra de Gog y Magog
José Alberto Villasana


“Sin duda alguna,
un día Rusia atacará a Israel,
lo dice la Torá”:
Benjamín Netanyahu,
Primer Ministro de Israel 1996-1999

Introducción
   Desde el punto de vista profético, Israel es el “reloj” de Dios, el cronómetro que nos dice cuán cerca ó lejos estamos de que concluyan los actuales tiempos de las naciones y de la Iglesia, y comiencen los tiempos mesiánicos del Reino de Cristo.
   Precisamente por eso, por los acontecimientos que estamos presenciando, podemos estar seguros de que el mundo está a punto de cambiar abrupta y drásticamente, a partir de circunstancias que afectarán a judíos, cristianos y musulmanes, en primer término, pero también a las demás religiones de la Tierra.
   Los judíos esperan la venida del Mesías por primera vez, los cristianos lo esperamos en su segunda venida. Ese grandioso advenimiento estará precedido por una serie de hechos mediante los cuales Dios irá preparando a la humanidad entera. Próximamente, Dios romperá el silencio que ha guardado hasta ahora respecto al pueblo judío, y volverá a actuar directa y portentosamente como lo hizo con prodigios admirables en el pasado.
   Toda la historia de Israel está caracterizada por diversos momentos de castigo y silencios divinos, siempre debidos a las infidelidades del pueblo adoptado por Él. Las Escrituras recalcan que las deportaciones y dominaciones (de Egipto, Babilonia, Persia, Grecia, Roma) fueron permitidas por Dios en vista de que los suyos quebrantaban la alianza. De suyo, esa dramática historia de correctivos por parte de Dios es la prueba indirecta de que efectivamente son el pueblo elegido, pues lo son con pesar de eso mismo.
   El último de los castigos de Dios sobrevino en el año 70 de nuestra era por haber rechazado a su propio Hijo. El Emperador romano Tito Flavio Vespasiano ordenó la destrucción total de Jerusalén, obligando a los judíos a abandonar la tierra prometida y a emigrar a todo el mundo. Del Templo, como lo predijo el mismo Jesucristo, no quedó “piedra sobre piedra”.
   Así, el último de los silencios de Dios respecto de los judíos, el presente, es el que va desde la extraordinaria manifestación divina el día de Pentecostés, hasta el toque de la primer trompeta del Apocalipsis. Se trata del silencio divino más largo de la historia.
   Ahora bien, el profeta Ezequiel predijo que, después de la dispersión, los israelitas volverían a reunirse en la tierra prometida: “He aquí que tomaré a los hijos de Israel de entre las naciones a donde se fueron, y los reuniré y los traeré a su tierra” (Ez 37, 21). Esa profecía se cumplió el 14 de mayo de 1948. A partir de entonces comenzaron formalmente los así llamados “últimos tiempos”.
   En el Antiguo Testamento, la atención de Dios se centraba en los judíos y su presencia en la tierra prometida bajo la ley que Dios dio a Moisés. En el Nuevo Testamento, Dios guarda silencio respecto a su pueblo y su atención se centra en la Iglesia, ofreciendo la salvación a todos los gentiles.
   Cuando el llamado de Dios a formar parte de la Iglesia se haya completado, el tiempo de gracia terminará, Dios removerá a la Iglesia fiel mediante la primera resurrección y el Arrebato de los fieles, y se volverá a concentrar en su plan de salvación sobre los judíos.
La Guerra de Gog y Magog

    Gracias al profeta Ezequiel sabemos de qué manera Dios romperá su silencio, antes de que inicie el periodo de la Gran Tribulación. Él describe una batalla, comúnmente conocida como la “Guerra de Gog y Magog”, en que Dios destruirá portentosamente a una alianza de invasores que atacarán Israel, así como a las naciones de donde vinieron esos ejércitos.

    La Guerra de Gog y Magog es un conflicto único en su cronología, en su propósito, en sus características y efectos sobre Israel y sobre el mundo entero.

    Ezequiel predijo que, después de reunidos nuevamente en la tierra prometida, al final de los tiempos, los israelitas serán atacados por los enemigos del norte (países árabes) juntamente con Rusia: “He aquí que estoy contra ti, Gog, príncipe soberano de Mésec y Tubal (actual Rusia) (…) te sacaré con todo tu ejército (…) Con ellos están Persia (Irán), Cus (Etiopía) y Fut (Libia), todos ellos armados con escudo y yelmo. Gómer, con todas sus tropas, y la casa de Togarma (Turquía), desde el lejano norte con todas sus tropas y muchos pueblos contigo (...) Después de muchos años invadirás un país salvado de la espada, reunido de muchos pueblos a los montes de Israel (…) En los últimos días atacarás a mi pueblo Israel como nublado para cubrir la tierra” (Ez 38, 3-8, 16)1.

    Esa guerra mundial, en la que varios países se unirán para atacar a Israel concluirá, dice Ezequiel, con una portentosa intervención divina que frustrará la invasión. Meses después tendrá lugar el falso acuerdo de paz firmado por el personaje a quien el profeta Daniel llamó la “cuarta bestia” (denominado por San Juan como el “Anticristo”), el cual dominará el mundo durante siete años: “por otra semana sellará un pacto con muchos” (Dn 9, 27). Jesucristo llamó a ese periodo la “Gran Tribulación” y es la etapa en que la humanidad será purificada y preparada para su Retorno glorioso, acontecimiento que cierra los tiempos de la Iglesia y de las naciones, y da inicio a los nuevos tiempos mesiánicos del Reino de Dios en la Tierra.

    La guerra contra Israel descrita por Ezequiel, y que es previa a los siete años de la Gran Tribulación, será abortada por una acción directa de Dios: “Sobre los montes de Israel caerás tú y todas tus tropas, y los pueblos que fueron contigo (…) Y haré notorio mi santo nombre en medio de mi pueblo Israel, y nunca más dejaré profanar mi santo nombre; y sabrán las naciones que yo soy Jehová, el Santo en Israel” (Ez 39, 4, 7).

    El profeta nos dice que los ejércitos que atacarán Israel serán derrotados de forma milagrosa y deslumbrante: mediante un gran terremoto (Ez 30, 19); por tempestad, enormes granizos, fuego y azufre (Ez 38, 22); y por una confusión masiva en la que los agresores comenzarán a matarse entre sí (Ez 38, 21).

    Esa intervención divina para proteger a Israel revivirá en los judíos la conciencia de la elección, pero los confundirá al creer que el líder ruso aniquilado era la cuarta bestia de Daniel, y que el promotor de la paz es el Mesías.

    Cabe mencionar que la guerra mundial descrita por Ezequiel no es, como erróneamente se piensa a veces, la batalla de Armagedón, la cual será otra campaña militar que se librará hacia el final de la Gran Tribulación, una vez que el Anticristo haya roto el acuerdo de paz y se vuelva contra los mismos judíos. La campaña de Armagedón es descrita por el apóstol San Juan en el libro del Apocalipsis (Ap 16, 12-16), y es la que propiciará la Parusía, pues Jesús en persona volverá para salvar a Israel de la destrucción que le pretenderá infligir el Anticristo.

    Con todo, a la Guerra de Gog y Magog también se le puede llamar “de Armagedón” porque también tendrá lugar en el valle de Armagedón, llanura de Meguido, al norte de Israel, pero claramente difieren una de otra, en el tiempo y en sus características.

    Los siete años de la Gran Tribulación, también conocida como la “setenta semana de Daniel” (por ser el período que falta a la profecía de las 70 semanas, de las cuales ya se cumplieron 69 semanas2), son dos partes divididas en tres años y medio, de 1260 días exactos cada mitad (Ap 12, 14; 13, 5; Dn 7, 21).

    Es a mitad de la semana, es decir, a los tres años y medio de iniciada la Gran Tribulación, cuando el Anticristo romperá el falso acuerdo de paz, proscribirá el sacrificio divino, y desatará la persecución contra todos los que no se sometieron a su gobierno: “a mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la oblación; y en el ala del Templo habrá abominaciones desoladoras hasta el final, cuando la ruina decretada se derrame sobre el desolador” (Dn 9, 27).

Cronología del Final de los Tiempos
Image 

    Inmediatamente surgen dos preguntas: porqué en la batalla de Gog y Magog, Dios defenderá portentosamente a Israel, que en cierta forma provocó ese conflicto, y porqué permitirá un faso acuerdo de paz que dará preeminencia mundial al Anticristo.

    La respuesta a lo primero está en la Alianza, el convenio entablado desde el inicio con Abraham y porque, de ser destruida Israel, no se podría cumplir la promesa del Retorno de Cristo. Y Dios lo hará así para manifestar de forma notoria que finalmente ha roto su silencio.

    Dios ha guardado paciente silencio por siglos mientras el racionalismo positivista lo ha ido excluyendo de la ciencia, de las leyes, de la educación, de la sociedad. Ese sigilo tolerante finalmente se acaba.

    La respuesta a lo segundo, es que el Anticristo, mediante su dictadura apóstata y cruel, es quien perseguirá y purificará no sólo a los cristianos, sino a los propios judíos, a partir de la mitad de la semana, y será el causante de la conversión en masa de éstos últimos a Cristo -cuando se den cuenta de la traición del falso mesías-, y será también el causante de que la misma Parusía tenga lugar.

    Quienes promueven el terrorismo sionista encubierto, para implantar la dictadura del gobierno mundial, sin saberlo llevan a cumplimiento profecías anunciadas desde antiguo, y sirven a los designios de Dios a pesar de su ateísmo y de su culto a Satanás.

    Por ello, es necesario hacer una distinción que ellos no hacen. Una cosa es la restauración de Israel para, a través de ella, “bendecir a todas las naciones de la tierra”, según las intenciones de Dios, y otra cosa es la restauración de Israel para someter y sojuzgar al mundo de forma beligerante. La primera es de tipo espiritual, la segunda es de tipo político-militar, y no corresponde a los designios de Dios.

    Al igual que en el Antiguo Testamento muchos judíos no entendieron que el Mesías vendría en una condición humilde y sufriente, para instaurar un reino eternal, hoy día algunos sionistas no entienden que la supremacía de Israel ha de ser espiritual y universal, y no resultado de la fuerza y el terrorismo con que ellos la pretenden imponer.

    Mucho menos entienden que el verdadero Mesías no será el que ellos construirán artificialmente para gobernar al mundo, sino el que volverá por segunda ocasión, ahora sí en su condición poderosa de Rey, para juzgar al impostor y liberar a la humanidad de la monstruosa esclavitud.

    Previsiblemente, la Guerra de Gog y Magog será posterior a un ataque previo de Israel contra Siria. Ese embate, que fue profetizado por Isaías, aparentemente refleja una agresión nuclear, ya que la capital siria será completamente destruida: “He aquí que Damasco dejará de ser ciudad; será un montón de ruinas. Cesará el reino de Damasco, y lo que quede de Siria será como la gloria de los hijos de Israel, dice Yahvé de los ejércitos” (Is 17, 1-3; 9). También Jeremías y Amós señalan que Damasco será destruida por el fuego (Jr 49, 23-27; Am 1, 3-5).

    Isaías establece una relación entre la devastación del Líbano (Is 10, 23-25; 34) y la total destrucción de Damasco. Ambas naciones son asirias, y el Líbano ha estado esencialmente bajo control de Siria.

    La Guerra de Gog y Magog traerá cambios significativos para Israel, para Medio Oriente y para el mundo entero.

    Israel atravesará por un proceso de limpiar y enterrar los cadáveres de sus enemigos que durará siete meses (Ez 39, 11-16)3.
    Con la intervención divina en la Guerra de Gog y Magog, Israel se despertará espiritualmente a Dios, al Dios de los milagros del Antiguo Testamento. Los judíos se congregarán festivos en Israel mientras las naciones que pretendieron atacarla llorarán sus bajas.

    Israel expandirá sus fronteras, readquirirá control total sobre Jerusalén y reconstruirá el Templo.

    El fin último del fundamentalismo islámico de borrar a Israel del mapa y dominar el mundo mediante la ley islámica será innegablemente rechazado por Dios.

    Las naciones de Medio Oriente y muchas personas reconocerán abiertamente al Dios de Israel.

    Erróneamente, el mundo entero proclamará que la guerra ocurrida fue la batalla de Armagedón, que el milenio de bienestar ha comenzado, y que el nuevo líder surgido de las cenizas del conflicto mundial es el Mesías esperado.

    Pero en realidad, lo que habrá empezado es el engaño supremo, y la batalla final entre el bien y el mal, entre el ungido de Satanás y el verdadero Mesías, el cual volverá siete años después, al final de ese periodo de tribulación.

    Por más violento y corrupto que percibamos al mundo en la situación actual, por más ausente y silencioso que Dios nos parezca respecto a esta situación, la verdad es más que clamorosa. El silencio de Dios durante esta era se puede comparar a la quietud que precede la tempestad. La tempestad será el cumplimiento del período de juicios de Dios conocido en las profecías como “el Día del Señor”.

    Dios no permanecerá silencioso por siempre. En palabras de Isaías, “Por amor de Sión no he de callar, por amor de Jerusalén no he de estar silencioso” (Is 62, 1).

    El silencio de Dios se romperá: para los judíos, interviniendo en su favor en la batalla de Ezequiel; para los santos cristianos muertos, mediante su resurrección; y para los fieles vivos, mediante su traslación física a los cielos con el Arrebato.

    Las Escrituras nos revelan tres planos en los cuales Dios romperá su silencio: en el Cielo, entre el Cielo y la Tierra, y en la Tierra.

1-    En el Cielo (Ap 5 y 6). Dios le entrega a Jesucristo el rollo de su nueva misión en la Tierra. El Cordero abre los siete sellos que retienen “el rollo”, alusión a los arcanos divinos reservados para la Gran Tribulación. El rollo cambia de manos y el derecho de juzgar y regir la Tierra se le entrega a Jesús. Ha llegado el tiempo de que Dios intervenga de nuevo en los asuntos humanos y específicamente en los de su pueblo, de forma que a su Hijo se le da el poder de juzgar.
2-    Entre el Cielo y la Tierra (la resurrección de los santos y el Rapto), en que la Iglesia fiel será llevada para encontrarse en el aire con el Señor: “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel y al son de trompeta, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros, los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos para siempre con el Señor” (1 Tes 4, 16). El Rapto de la Iglesia lleva a cumplimiento la remoción física de la fuerza restrictiva de Satanás, facilitando que se desate el caos y señalando el final del tiempo de gracia.
3-    En la Tierra. La destrucción de las fuerzas de Gog y Magog por intervención divina señala el fin del silencio de Dios en la Tierra. Este evento, así como el gran terremoto, marcan el inicio del “Día del Señor”. Gog y Magog es resultado de la apertura previa del segundo sello del Apocalipsis, que corresponde a la guerra; el terror de todos los humanos ante la ira divina, es resultado del sexto sello, de la devastación, cuando la Tierra sea sacudida por el gran terremoto.
El enfoque de la profecía de Gog y Magog es significativamente la implicación de Dios en primera persona. Él no usará a personas como Moisés ó Aarón contra el faraón egipcio, como tampoco existe referencia aquí a los dos testigos de San Juan (otra razón que lleva a concluir que ésta guerra es previa a la 70 semana de Daniel).

    Al inicio de los dos capítulos 38 y 39, Dios declara “He aquí que estoy contra ti, Gog...” Dios mismo en persona se muestra airado contra Gog y su alianza de naciones por estar en su contra. Y Dios mismo es quien lo provoca para salir de Magog y dirigirse contra Israel, haciéndolo caer en la trampa: “Yo te haré dar media vuelta (...) y te haré salir con todo tu ejército” “Yo mismo te traeré contra mi pueblo”.

   Algunos autores opinan que la referencia a dar media vuelta y ser traído “con garfios en las quijadas” denotan la referencia a Gog ó Rusia resistiéndose a entrar en la guerra, pero finalmente siendo arrastrada por la coalición de naciones musulmanas.

   La apertura del primer sello pudiera tener relación con el Anticristo, ya que su forma de adquirir prestigio internacional es por sus conquistas de guerra. Con todo, también sabemos, por San Pablo, que una persona “retiene” la aparición del Anticristo y debe ser quitada de en medio para que esa manifestación pública pueda suceder (2 Tes 2, 3-8) -en campo católico se le ha identificado con el Papa, remoción que pudiera corresponder a la revelación que tuvo el Papa San Pío X, sobre un sucesor suyo huyendo del Vaticano en medio de una gran revuelta-. El quitar de en medio a esa persona, permitirá a Satanás crecer en poder, y a la Tierra empezar a moverse en los pantanos de la tribulación.

El Arrebato

    El Arrebato, ó Rapto de los fieles, es la traslación física a los cielos, en un proceso de transformación, antes de que inicien los siete años de la Gran Tribulación, de aquellos que hayan alcanzado su plena transformación en Cristo. Esto sucederá inmediatamente después de que resuciten los santos del Nuevo Testamento (los santos del Antiguo Testamento resucitaron el Viernes Santo en que Cristo murió: Mt 27, 52)4.

   Así lo dice San Pablo al referirse al magno acontecimiento del Arrebato: “... los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros, los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes...” (1 Tes 4, 16). Una vez operado el Rapto de la Iglesia, Dios se aplicará en concluir su plan de salvación sobre los judíos.5

    A excepción de unos cuantos ortodoxos, Israel se ha vuelto una nación endurecida y olvidada de Dios. Pero sabemos, por Ezequiel e Isaías, que una serie de acontecimientos sobrenaturales a favor de Israel, previos a la Gran Tribulación, revivirá la conciencia de la elección, considerándolo los judíos como el cambio de suerte y como el inicio de la edad de oro de Israel.

    En realidad, ese será el periodo específico de pruebas y juicios que han de tener lugar antes de que el verdadero Reino de Dios se lleve a cabo. El gobierno mundial del Anticristo, a quien la mayoría de los judíos aceptará como Mesías, será el tiempo de purificación previo al Retorno de Cristo (Parusía) y al milenio del Reino de Cristo sobre la Tierra.6

    Cuando Dios remueva a su Iglesia y se concentre en Israel, seguirán habiendo posibilidades de conversión cristiana, pero a través de muchas tribulaciones y persecución. La salvación no vendrá de las autoridades religiosas, un resto fiel estará en catacumbas y habrá que acudir directamente a Cristo en las Escrituras, la misma Eucaristía quedará proscrita por el Anticristo a los tres años y medio del falso acuerdo de paz (Dan 12, 11). Dios enviará especiales mensajes a través de los dos testigos que se opondrán abiertamente al Anticristo en la primera parte de la Gran Tribulación (Ap 11, 3-14), y de sus 144,000 siervos judíos convertidos a Cristo, que lo harán en la segunda mitad de la misma. Entonces, todos lo seres humanos estarán sometidos por una economía global centralizada y por un gobierno mundial forzado.7
¿En qué momento sucederá el Arrebato de los fieles?

   Muchos se preguntan si el Rapto de los fieles será antes ó después de la Guerra de Gog y Magog.

   Tratando de resumir la cuestión diremos que existen tres posturas: que el Rapto ocurrirá antes, ó simultáneamente, ó después de la Guerra de Ezequiel.

   Quienes abogan por la opinión de que éste ocurrirá de forma posterior argumentan que Dios puede tener prevista la Guerra de Ezequiel como una invitación última para la conversión, y que el Arrebato ocurrirá después de esa postrera llamada para enmendarse. Pero esta opinión parte de una suposición gratuita que no encuentra fundamento en las Escrituras. Aparte, la Guerra de Ezequiel es un acontecimiento que tiene relación primordialmente con Israel, no con la Iglesia.

   Otros sostienen que el Rapto tendrá lugar durante la invasión, argumentando que el señalamiento “en ese día”, referido al gran terremoto por el que todos los hombres se ocultarán y temblarán ante la presencia de Dios (Ez 38, 18-20), coincide con el Arrebato.

   Pero esa relación es un tanto forzada y tampoco tiene suficientes fundamentos en las Escrituras.

   La mayor parte de los estudiosos considera que el Arrebato de los fieles será anterior al inicio del Día del Señor y a la Guerra de Gog y Magog. Y es que los desastres que son resultado de la invasión y de la gran sacudida de la Tierra forman parte de los juicios divinos, de donde surge la pregunta de si la Iglesia fiel estará sometida a la ira de Dios. Las Escrituras parecen sugerir que los fieles no estarán sujetos a ésta ó a ninguna de las demostraciones de la cólera divina propias del “Día del Señor”.

   El mensaje dado por San Pablo en Romanos 11, 25-26 demuestra una relación directa con el tema de la exclusividad de Dios al tratar primero con la Iglesia y después con Israel: “Pues no quiero que ignoréis, hermanos, este misterio, no sea que presumáis de sabios: el endurecimiento parcial que sobrevino a Israel durará hasta que entre la totalidad de los gentiles...”. El corazón de Israel como nación está endurecido contra Dios y su Mesías, hasta que una serie de eventos específicos se desaten. El primer evento parece ser precisamente el completarse esa “totalidad de los gentiles”, lo cual significa que el número final de creyentes en Cristo ha entrado a la Iglesia. Ese pudiera ser el momento en que los fieles sean tomados de la Tierra para estar con Cristo.

   Otra de las razones para colocar el Arrebato antes de la Guerra de Ezequiel es que ese evento podría ofrecer un elemento más para crear una condición temporal al caos mundial. La desaparición de mucha gente y de algunos líderes en Occidente causaría un pánico generalizado de alcances globales. El enorme apoyo de cristianos evangélicos hacia Israel en los Estados Unidos y el mundo occidental, haría que muchos musulmanes se vuelvan inmediatamente contra los judíos y contra Israel. En este sentido, el Rapto podría paralizar temporalmente a los Estados Unidos, brindando al Islam y a Rusia la perfecta oportunidad para querer atacar a Israel.

    Pero sobre todo, lo que más nos puede iluminar  respecto a su posición en el tiempo, es contextualizar el Arrebato dentro del entorno general del inicio del “Día del Señor”.

El Día del Señor

    El “Día del Señor” es  todo el conjunto de juicios por los que la humanidad sufre su purificación previamente a la Parusía”.

    El Día del Señor, a quien diversos profetas le aplican los adjetivos, “grande y terrible”, tiene su inicio con el gran terremoto y la Guerra de Ezequiel, después de los signos del sol y de la luna.

    Uno de los aspectos sobresalientes de la Guerra de Ezequiel es el énfasis sobre el “Día del Señor” y su conexión con el sexto sello del Apocalipsis. La “luna roja” de Joel (Jl 3, 4) es comúnmente relacionada con la “luna roja” que se observa al inicio del sexto sello:

•    Joel 3, 4: “El sol se cambiará en tinieblas y la luna en sangre, antes de la venida del Día de Yahveh, grande y terrible”.
•    Apocalipsis 6, 12: “Y seguí viendo. Cuando abrió el sexto sello se produjo un violento terremoto: y el sol se puso negro como un paño de crin, y la luna toda como sangre”.

    La luna en sangre del sexto sello se identifica con la luna roja de Joel que debe preceder al Día del Señor por la reacción de los seres humanos en la Tierra en cuanto el resto de eventos del sexto sello tienen lugar:

    Apocalipsis 6, 15-17: “Y los reyes de la Tierra, los magnates los tribunos, los ricos, los poderosos, y todos, esclavos ó libres, se ocultaron en las cuevas y en las peñas de los montes. Y dicen a los montes y a las peñas: ‘Caed sobre nosotros y ocultadnos de la vista del que está sentado en el trono y de la cólera del Cordero. Porque ha llegado el Gran Día de su cólera y ¿quién podrá sostenerse?'".

    La actitud de los seres humanos en la Tierra pone de manifiesto que ellos entienden que el grande y terrible Día del Señor ha comenzado. Éste es precedido por el oscurecimiento del sol, y por la luna roja “como sangre” y el terremoto descritos en Ap 6, 14: “Y el cielo fue retirado como un libro que se enrolla, y todos los montes y las islas fueron removidos de sus asientos”.

Relación de la Guerra de Ezequiel con el sexto sello
Image
   Ambas descripciones, de Ezequiel y del Apocalipsis, se combinan para ofrecer un claro panorama de los eventos englobados en el inicio del “Día del Señor”. Es difícil pensar que tal similitud de acontecimientos tenga lugar dos veces.

    Con todo, hay que decir que los hechos se darán muy rápido uno detrás del otro.

    Por otro lado, es totalmente verosímil que los siete años descritos por Ezequiel, en los cuales serán quemadas las armas de los ejércitos que pretendían destruir Israel, corresponde a la 70ª semana de Daniel, y esa 70ª semana no empieza en el Apocalipsis sino hasta un tiempo después de las primeras trompetas, causantes de la destrucción de Gog y Magog.

    Adicionalmente, podemos observar que la gran multitud que está en pie delante del Cordero (Ap 7, 9) se relaciona con aquella descrita por Jesucristo en su relato de los eventos del fin de los tiempos:

    “Guardaros de que no se hagan pesados vuestros corazones por el libertinaje, por la embriaguez y por las disipaciones de la vida, y venga a aquel Día de improviso sobre vosotros, como un lazo; porque vendrá sobre todos los que habitan toda la faz de la Tierra. Estad en vela, pues, orando en todo tiempo para que tengáis fuerza y escapéis a todo lo que está por venir, y podáis estar en pie delante del Hijo del hombre” (Lc 21, 34).

    Jesucristo sugiere que aquellos que se mantengan fieles a Él podrán escapar dichos acontecimientos y estar en pie delante de Él. Esto ofrece un argumento adicional a la tesis del Rapto previo a la Gran Tribulación, ya que las pruebas para los creyentes son descritas como “libertinaje, embriaguez y disipaciones de la vida” y es muy difícil pensar que esas tentaciones se apliquen a los creyentes perseguidos. Y si, una vez que la marca de la Bestia se aplique a escala global, los creyentes no marcados difícilmente podrán comprar comida, mucho menos se puede pensar que estarán envueltos en disipaciones y libertinaje.

    Lo más notable, siguiendo con el tema del Arrebato, es la descripción que Cristo da de los creyentes que escaparán de lo que está por venir. Él afirma que ellos estarán de pie delante del Hijo del hombre. Nos recuerda la descripción de San Juan en el Apocalipsis: “Después miré y había una muchedumbre inmensa, que nadie podía contar, de toda nación, razas, pueblos y lenguas, de pie delante del trono y del Cordero” (Ap 7, 9).

    Las palabras de Jesús y de San Pablo se combinan para decirnos que los santos nunca más serán separados de Cristo. Y dado que los 24 ancianos son descritos anteriores y como separados del Cordero, no es posible que éstos sean ó simbolicen a los santos raptados y resucitados. Por otro lado, la gran multitud obedece mejor a las palabras de Jesús y de San Pablo pues están inmediatamente descritos estando en pie en el cielo en la presencia del Cordero.

    Además, existe otro elemento a tomar en cuenta en el discurso de Jesús al usar la palabra escapar como descrita antes de los eventos que ocurrirán a los creyentes previamente a los hechos del final de los tiempos. San Pablo usa una terminología semejante: “… y esperar así a su Hijo Jesús que ha de venir de los cielos, a quien resucitó de entre los muertos y quien nos salvará de la Cólera venidera” (1 Ts 1, 10).

    Jesús se refiere a esa acción como “escapar”,  y San Pablo la describe como “salvación” ó “rescate”, un rescate de la cólera que está por venir. Pablo continúa el tema inmediatamente después de que da a conocer el misterio del Rapto en su primera carta a los Tesalonicenses (1 Ts 4, 13): “Porque Dios no nos ha destinado para la cólera, sino para obtener salvación por nuestro Señor Jesucristo” (1 Ts 5, 9). Nuevamente, los operadores de mal están destinados a la ira, mientras que los fieles serán rescatados para obtener salvación. Estos textos no se llevan a cumplimiento más claramente que en coincidencia con la apertura del sexto sello, previa a que inicien los acontecimientos.

    Después de eso, la ira de Dios caerá cuando se sacuda la Tierra entera. Los cristianos que hayan quedado después del Rapto y todos los habitantes responderán a esta catástrofe con miedo y terror, y exclamarán “El gran día de la ira de Dios ha llegado”.

    Cabe resaltar que, en las Escrituras, la resurrección de los santos está relacionada con terremoto, como sucedió el Viernes Santo, cuando tembló la tierra y muchos santos del Antiguo Testamento resucitaron, y como temblará la tierra cuando resuciten los dos testigos (Ap 11, 13). Por ello mismo, algunos hacen coincidir el terremoto del sexto sello con el momento en que pudiera suceder la primera resurrección, la de los santos del Nuevo Testamento, seguido inmediatamente del Rapto.

    La explicación que los promotores del Gobierno Mundial le darán al Rapto será la de “abducciones” por parte de seres galácticos superiores. Se prepara ya cantidad de literatura en ese sentido.

    Concluyamos diciendo que la cercanía de ambas cosas, Arrebato y apertura del sexto sello, será fácilmente previsible por un signo claro que Jesucristo nos dio: el incremento de guerras: “Se levantará nación contra nación, y reino contra reino” Mt 24, 7. Es el mismo orden que se observa en el Apocalipsis en el segundo sello, el que corresponde al segundo caballo, de la guerra: “Entonces salió otro caballo, rojo: al que lo montaba se le concedió quitar de la Tierra la paz para que se degollaran unos a otros: se le dio una espada grande” (Ap 6, 4).  Sólo después aparecen el tercer caballo del hambre, y el cuarto de las pestes que, por otro lado, normalmente son las consecuencias lógicas de las guerras.

    En campo católico, diversas revelaciones privadas hablan de un Gran Aviso por parte de Dios previo a la Tribulación. Ese evento podría coincidir también con el sexto sello y el gran terremoto. Primero porque se refiere a un acontecimiento cósmico, segundo por el impacto en todos los habitantes de la Tierra quienes se esconderán con gran temor, pero sobre todo por los efectos de arrepentimiento y contrición despertados en la humanidad entera. En efecto, sostienen dichas revelaciones privadas que la principal consecuencia del Aviso tendrá lugar en el interior de la conciencia humana, como fruto de una iluminación interna sobrenatural, pero en coincidencia con un gran incidente sideral.8
    Si es así, podemos concluir que el Gran Aviso estará precedido no sólo por la huída del Papa de Roma, sino también por signos inmediatos muy patentes: el oscurecimiento del sol y la luna roja, y el mismo Arrebato de los fieles.

Valoración

    De la intervención divina en la Guerra de Gog y Magog, ó Guerra de Ezequiel, Israel emergerá completamente redimida. Incluso aquellos judíos que aún viven en el exilio volverán para reunirse en la tierra prometida. Todas las naciones reconocerán que el Dios de Israel es el único y verdadero Dios del universo. El Dios de Abraham, Isaac y Jacob será el Dios de todos. El Reino de Dios se establecerá no sólo para Israel sino para todos. La reconstrucción del Templo será el apogeo de esos acontecimientos. No es accidental que después de los capítulos 38 y, 39, Ezequiel comience a describir la reconstrucción del Templo y una nueva forma de organización social (Ez 40-48).

   Con la destrucción de Gog y sus aliados, las diferentes restauraciones apuntan a la conclusión de los tiempos eclesiásticos y al restablecimiento transitorio de los tiempos veterotestamentarios. Dios específicamente establece que Él no ocultará más su rostro a Israel,  y que derramará su Espíritu sobre su pueblo. Igualmente, en el Antiguo Testamento Dios no les escondía su faz, trataba con ellos a través de profetas, reyes y sacerdotes. Ni les escondió su semblante cuando se comunicó con su pueblo a través de la venida de su Hijo Jesucristo, a quien ellos rechazaron:

   “Así manifestaré yo mi gloria entre las naciones, y todas las naciones verán el juicio que voy a ejecutar y la mano que pondré sobre ellos. Y la casa de Israel sabrá desde ese día en adelante que yo soy Yahveh su Dios. Y sabrán las naciones que la casa de Israel fue deportada por sus culpas, que, por haberme sido infieles, yo les oculté mi rostro y los entregué en manos de sus enemigos, y cayeron todos a espada. Los traté como merecían sus impurezas y sus crímenes, y les oculté mi rostro. Por eso, así dice el Señor Yahveh: Ahora voy a hacer volver a los cautivos de Jacob, me compadeceré de toda la casa de Israel, y me mostraré celoso de mi santo nombre. Ellos olvidarán su ignominia y todas las infidelidades que cometieron contra mí, cuando vivían seguros en su país, sin que nadie los inquiete. Cuando yo los haga volver de entre los pueblos y los recoja de los países de sus enemigos, manifestaré sobre ellos mi santidad a los ojos de numerosas naciones, y sabrán que yo soy Yahveh su Dios cuando, después de haberlos llevado al cautiverio, entre las naciones, los reúna en su suelo sin dejar allí a ninguno de ellos. No les ocultaré más mi rostro, porque derramaré mi Espíritu sobre la casa de Israel, oráculo del Señor Yahveh" (Ez 39, 21-29).

   Inicialmente, a muchos judíos les parecerá que la situación posterior a la intervención divina en su favor, en la batalla de Gog y Magog, es ya el inicio del reino mesiánico, pero no será así. Aunque Dios aceptará el culto de Israel, no aceptará sus sacrificios animales y permitirá que el falso mesías se vuelva posteriormente contra ellos. Enviará a sus dos testigos, bajo la forma de dos profetas del antiguo testamento, con la habilidad de obrar milagros asombrosos (Ap 11, 3-12) y preparará a su pueblo para el retorno del verdadero Mesías a través de sus 144,000 elegidos.

   Por su parte, la Iglesia -quienes hayan quedado después del Arrebato-, atravesará por la mayor prueba de su historia.9
   Al final de la Gran Tribulación se dará la segunda venida del verdadero Mesías (Parusía), quien descenderá de la misma manera que subió a los cielos -a la vista de todos, el día de la Ascensión (Mt 24, 29: Mc 13, 26; Lc 21, 27; Hch 1, 11)- y volverá para realizar tres cosas: 1) derrotar al Anticristo, así como a su falso profeta y a quienes impusieron su Gobierno Mundial forzado; 2) juzgar a las naciones y erradicar el mal y la incredulidad, y 3) restaurar la creación y elevar la naturaleza humana en su integridad, transformándola íntima y esencialmente (Ez 36, 25; 2 Pe 3, 13; Is 65,17). Ese día de su Retorno, Jesús regresará con todos los santos10 resucitados, los del Antiguo y los del Nuevo Testamento, así como con todos los que fueron raptados siete años antes.

   Después de ello, Jesucristo inaugurará el largo periodo de “mil años” de su Reinado sobre la Tierra, mismo que concluirá con su tercera y última manifestación en el Juicio Final, al fin del mundo. Así lo conservó un buen número de padres y escritores eclesiásticos de los primeros cuatro siglos de la Iglesia, sosteniendo, en resumen: a) que, previo a la Parusía, tendrá lugar la primera resurrección, la de todos los santos, y el Rapto de los fieles; b) que Jesús regresará para derrotar al Anticristo y a sus cómplices, y c) que volverá para reinar en esta Tierra por un periodo largo (“mil años” en el género apocalíptico), después de que el misterio de la iniquidad llegue a su exceso durante la Gran Tribulación.

    Esta es la forma maravillosa y sorprendente en que Dios tiene planeado armonizar la historia de la salvación, después de que ésta sufriera un divorcio con el dramático rechazo de su Hijo por parte del pueblo judío.

    A primera vista, pudiera parecer que con la Guerra de Gog y Magog la economía salvífica de Dios sufre un retroceso, al volver a intervenir como en el pasado en favor de Israel, mientras que la salvación es ya universal. Pero en realidad, lo que Dios hace al romper el silencio respecto a su pueblo es concluir la historia universal en la etapa presente, la cual había quedado aparentemente inconclusa con el rechazo de Cristo por parte de los suyos. Es decir, el papel de Israel hacia el mundo es ya universal, y este no ha concluido. Más aún, los acontecimientos relacionados con Israel son los que propiciarán la Parusía. Es paradójico, pero el Retorno de Cristo se dará al ser invocado no por los cristianos, sino por los judíos, estando éstos sitiados y a punto de ser destruidos por el falso mesías.

    El hecho de que Dios sepa lo que va a suceder no menoscaba en lo más mínimo nuestra libertad. Y si Él quiso dárnoslo a conocer, a través de las Escrituras, es sin duda para nuestro bien. Es nuestro deber, como Jesús mismo nos recomendó, escudriñar los signos de los tiempos.

    Dios está restaurando su plan original de salvación y felicidad para el hombre, mismo que fue desfigurado desde el inicio por el maligno, demostrando así lo que sentenció el gran San Agustín: “Dios demuestra más su poder y su grandeza sacando bien del mal, que simplemente no permitiendo que el mal exista”.

    Con el injusto asesinato de su Hijo, con la decadencia de la civilización cristiana y con el actual desbordarse de la violencia, la mentira, la corrupción y la impunidad, uno pudiera concluir que Satanás está ganando. Es entonces cuando Dios llevará a cumplimiento su plan de salvación, salvando lo que parecía perdido, y logrando algo al haber permitido el obrar demoníaco: que la salvación requiera de nuestro libre albedrío, el poder optar libremente entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas, entre la mentira y la verdad, entre la felicidad que nos ofrece la sumisión amorosa a Dios y los encantos que nos promete la rebeldía orgullosa del “no serviré”.



1) A lo largo de los capítulos 38 y 39, los nombres de Gog y Magog son utilizados en forma conjunta como título que denomina la combinación de un gran adversario de Dios: Gog como un “príncipe”, y Magog como un país ó región. Dos veces utiliza “Magog” para indicar el territorio de donde es originario el líder denominado “Gog”, que en hebreo antiguo significa “encumbrado”. Al mencionar a Gog como proveniente del “lejano norte”, Ezequiel parece estar denotando el nivel máximo de autoridad dentro de una alianza de naciones de lo que hoy son las ex repúblicas soviéticas, territorio del antiguo reino de Anatolia y más allá del Cáucaso.

2) Desde que Artajerjes dio la orden de reconstruir Jerusalén y el Templo (457 a. C.), hasta que Jesús fue ungido en ocasión de su bautismo, en el Jordán (26 d. C.)

3) Algunos estudiosos sugieren que la mención explícita de Ezequiel de “siete meses” pudiera ser para indicar el tiempo que tardará en iniciar la Gran Tribulación después de la Guerra de Gog y Magog, es decir, del momento en que el Anticristo firmará el falso acuerdo de paz.
4) “Se abrieron los sepulcros, y muchos santos que habían muerto resucitaron”. Éstos se aparecieron en Jerusalén a muchas personas durante los cuarenta días en que Jesús estuvo resucitado entre los suyos. El Evangelio nos deja ver que esos santos no revivieron como Lázaro, a quien Jesús regresó a esta misma vida, muriendo tiempo después. Los santos resucitados resurgieron en una condición nueva, transformada y gloriosa.
5) El Arrebato de los fieles es resultado de una intervención divina selectiva: “Entonces estarán dos en el campo, el uno será tomado, y el otro será dejado. Estarán dos mujeres moliendo en un molino, una será tomada, y la otra será dejada”: Mt 24, 40. El Rapto tiene el doble propósito de premiar la virtud de los fieles, y de evitarles la purificación de la Gran Tribulación, misma que ya no necesitan.
El acontecimiento fue dado a conocer por San Pablo: "Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel y al son de la trompeta, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos para siempre con el Señor" (I Tes 4, 16).
Y añade: "No todos moriremos, pero todos seremos transformados. En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, cuando suene el último toque de trompeta. Porque sonará la trompeta y los muertos serán resucitados para no volver a morir y nosotros seremos transformados" (I Cor 15, 51). Todos ellos, raptados y resucitados, volverán el día de la Parusía acompañando a Cristo en su retorno glorioso, y se quedarán reinando, en representación suya, durante el milenio del Reino mesiánico.

6) La distinción entre la primera resurrección, exclusiva de los santos del Nuevo Testamento, y la segunda resurrección, que será universal y al fin del mundo, es delineada claramente por San Juan: Ap 20, 1-6.

7) El sello de los 144,000 se refiere literalmente, no metafórica ó espiritualmente, a un grupo de judíos que estarán vivos cuando los dos testigos sean muertos por el Anticristo a mitad de la Gran Tribulación y ambos resuciten y sean raptados al cielo tres días y medio después de su muerte, ante el asombro de la humanidad entera. Los 144,000 elegidos serán, según lo revela San Juan, 12,000 de cada tribu de Israel (Ap 7, 2-8). Estos “sellados” no podrán ser asesinados por el Anticristo, mientras que todos los demás que den testimonio de Dios, judíos ó gentiles, serán martirizados y decapitados (Ap 7, 13-14; 20, 4).
 
8) Cfr. López Padilla, Luis Eduardo, “El Gran Aviso de Dios”, ISBN 970-94055-5-1.
9) Explícitamente, el Magisterio condena la idea de que el triunfo de la Iglesia se dará por un proceso de éxito gradual y evolutivo. Así lo establece el Catecismo de la Iglesia Católica (#675): “Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes. La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra desvelará el "Misterio de iniquidad" bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne”. Y añade, en el #677: “La Iglesia sólo entrará en la gloria del Reino a través de esta última Pascua en la que seguirá a su Señor en su muerte y su Resurrección. El Reino no se realizará, por tanto, mediante un triunfo histórico de la Iglesia en forma de un proceso creciente, sino por una victoria de Dios sobre el último desencadenamiento del mal que hará descender desde el Cielo a su Esposa. El triunfo de Dios sobre la rebelión del mal tomará la forma de Juicio final después de la última sacudida cósmica de este mundo que pasa”.



Ir a la entrada principal haciendo click "aqui" .

Los enlaces a las otras entradas o temas:

4 comentarios:

  1. hola amigos

    con respecto de lo que dice en el 2º video, sobre el catejum o lo que se le interpone al anticristo para manifestarse conpletamente no es una persona sino el espiritu santo de Dios que no le permite al mal tomar contro total de la tierra por el momento.
    saludos

    ResponderEliminar
  2. COMO SIEMPRE ALBERTO... MUY POLÈMICO. FELICIDADES!!!

    QUE BIEN EXPLICAS EL PROBLEMA DE GAZA. SUPER INTERESANTE.

    ALGÙN DÌA NOS VOLVEREMOS A ENCONTRAR....

    ResponderEliminar
  3. hola,,he visto y leido los videos y el articulo mas abajo .en verdad ya queda demesiado poco tiempo ,cristo viene y su venida ya es inminente,grandes cosas y terribles aconteceran dentro de muy poco .. como yo ya lo he echo reciban a cristo como su unico y verdadero salvador personal en sus corazones,,,,y recuerden que el dijo ,,,,,yo soy el camino la verdad y la vida y nadie va al padre si no es por mi.

    ResponderEliminar
  4. EL KATEJON NO ES UN HOMBRE, NI UNA INSTITUCION,LA IGLESIA CATOLICA X EJEM. EL KATEJON ES IRONICAMENTE UNA MEZQUITA MUSULMANA LLAMADA LA CUPULA DE LA ROCA, QUE DEBERA SER REMOVIDA, PARA QUE EN SU LUGAR SE LEVANTE EL TERCER TEMPLO DE JERUSALEN EN EL CUAL HABITARA EL ANTICRISTO SOLO KITANDO DE EN MEDIO ESTA MEZQUITA SE PODRA CONSTRUIR EL TERCER TEMPLO Y COMENSARA LA GUERRA DE GOB Y MAGOB QUE SERA GANADA X EL ANTICRISTO, NO POR INTERVENCION DIVINA

    ResponderEliminar

Por favor ayudanos a difundir lo que leiste.

Si hay un link roto o un video que no funciona, por favor avisame comentando

ATENCION!!!!!
por favor utiliza lo siguiente para los coment:

en seleccionar perfil elijan nombre/url (para que no haya mas anonimos)
pongan su nombre o un seudonimo la url puede quedar vacia

si tiene problemas con la publicacion del coment, solo siga insistiendo.

Para que termine esta situacion

Buscar este blog

Cargando...

Search YouTube

Patrocinados

The House Of Blogs, directorio de blogs Religion Top Blogs Directorio Envialo a Keegy.com
Sitio certificado por
Adoos
appartement avec mezzanine
gratis anzeigen